juegos

Aprende a enseñar a través de los juegos

Estos cuatro tipos de juegos diferentes, junto con algunos juguetes y actividades recomendadas que favorecen cada tipo de juego, pueden desarrollar numerosos beneficios en el aprendizaje de los niños. La actividad lúdica a través del juego favorece el aprendizaje infantil.

 1.   El juego físico: mejora las habilidades físicas, contribuye de forma positiva en la salud y en el desarrollo muscular del niño, así como ayuda a mejorar el control motor y su coordinación entre la vista y el tacto.
–   Cubos.
–   Juguetes de transporte: patines, bicicleta, un coche, triciclo.
–   Juguetes para jugar al aire libre: arenero con palas y cubos, y columpios.
–   Juegos activos: la comba, la goma, el escondite, pilla-pilla, el pañuelo.

2.   El juego exploratorio o de manipuleo: este tipo de juego implica resolver problemas, manipular, explorar y ganar control sobre una actividad, entre otras cosas el niño aprende que él mismo puede controlar el proceso y el resultado de toda actividad. Hasta los juguetes más sencillos permiten al niño explorar las dimensiones del espacio, manipular, armar y desarmar figuras para crear nuevas formas y hacerse más sensible al color y a la textura de los materiales.
–   Puzles.
–   Juguetes de construcción: legos, Playmobil.
–   Cubos que encajan, cajas graduadas.
–   Pinturas, papel y tijeras, plastilina, arcilla.

3.   Los juegos con normas o reglas: los niños prescolares no son capaces todavía de seguirlos; es a partir de los 6-8 años de edad cuando los niños son capaces de interactuar de forma cooperativa y empezar a comprender las reglas.
–   Dominó.
–   Juegos de mesa.
–   Juegos de cartas.

4.   El juego simbólico o imaginativo: implica el uso de ideas o símbolos, en vez de personas u objetos. Los niños trabajan con representaciones de cosas en lugar de las cosas mismas; este tipo de juego empieza desde los 18 meses y está presente en todos los niños saludables a los 3 años. Es una oportunidad para que los pequeños piensen simbólicamente y les da una defensa útil para resolver cosas por sí mismos, ayudándoles a tener una mejor idea de lo que es real y lo que no lo es, les permite experimentar los sentimientos y las emociones de otros, y ser sensibles al impacto que sus acciones tienen en la gente que les rodea.
–   Marionetas.
–   Disfraces.
–   Juguetes relacionados con la casa: muñecas, carricoches, cocinita, platos, comida de plástico, sartenes, etc.
–   Teléfonos de juguete y dinero de juguete.
–   Actividades imaginarias: poner una tienda, restaurante, hospital.