juegos de mesa

Juegos de mesa para niños hechos a mano

Tres en raya

En varias oportunidades os hemos mostrado ideas para hacer nuestro propio 3 en línea casero y no tener que llenar hojas y hojas de papel dibujándolo. Por ejemplo podemos usar pasta para hacer las piezas, como es el caso del primer juego que vemos en la imagen, que os habíamos enseñado cuando vimos manualidades para niños con pasta. También podemos usar piedras pintadas, ya os habíamos mostrado dos ejemplos de tres en línea hechos de este modo cuando vimos 5 juegos infantiles caseros con piedras pintadas.

Dominó

El dominó es sin dudas otro juego clásico. Podemos hacer las piezas con muchos materiales, pero de nuevo las piedras pintadas son perfectas para la ocasión. Podemos hacer el modelo clásico con los puntitos, o usar colores diferentes, como en la primera imagen. Os habíamos enseñado ya estas dos ideas en el post sobre juegos infantiles con piedras pintadas del que os hablábamos antes.

Memory

Los juegos de memoria son perfectos para todas las edades, es suficiente agregar o quitar parejas para adaptarlo a las posibilidades de cada niño.

Puzzle

¡Me encantan los puzzles! De pequeña me pasaba horas jugando con ellos. Si a vuestros peques les gustan tanto como a mí, os vendrán muy bien estas ideas que os hemos dado hace un tiempo.

Ajedrez

Por último, para los más grandecitos tenemos el ajedrez, un juego con mucha historia. Cuando os mostramos los juegos infantiles con piedras pintadas (ver enlace en 3 en línea) os explicamos cómo podemos hacer un ajedrez sencillo usando piedras y rotuladores permanentes.


disfraces para niños

Los beneficios de los disfraces para los niños

El juego preferido de Ismael, de cinco años, es vestirse como Harry Potter y jugar a ser el protagonista de una película que él mismo se va inventando sobre la marcha. En cambio, su hermana Claudia, que es un año menor, prefiere disfrazarse de hada, para tocar las cosas con su varita mágica y convertirlas en lo que le apetece.

A su amiga Sonia, sin embargo, le encanta vestirse como su madre, de enfermera, y hacer que cura a los niños que juegan con ella. Son ejemplos que ponen de manifiesto las distintas preferencias de los niños a la hora de disfrazarse y un punto en común: el placer que sienten al hacerlo.

UN JUEGO MUY SALUDABLE

Jugar a disfrazarse es algo muy necesario en la vida del pequeño, ya que contribuye a su desarrollo. Cuando el niño se viste de un personaje y se imagina una historia con ese disfraz, está dando rienda suelta a su fantasía, a su espontaneidad y a su creatividad. “En esta etapa, hasta los seis años, en el mundo del niño reina la imaginación: se inventa compañeros de juego invisibles y disfruta creando personajes y situaciones.

Se trata de una edad mágica, en la que el mundo real y el mundo imaginario todavía no están claramente diferenciados”, nos explica Elena Gállegos, psicóloga infantil.

La fantasía es natural y saludable para el equilibrio emocional del pequeño. Eso sí, “siempre que no se pase todo el tiempo en ese universo fantasioso y que no lo viva de manera tan intensa que pierda por completo el sentido de la realidad”, advierte la especialista.

Además de divertido, disfrazarse es un método estupendo para que los niños expresen sus sentimientos. Por eso es uno de los recursos que más utilizan los terapeutas infantiles para ayudar a los pequeños a vencer los problemas de relación (como la timidez) y los miedos (a los perros, a los fantasmas…).

También es la manera más fácil de enseñar a los niños a ponerse en el lugar de los demás, lo que les ayuda a tener más empatía y a integrarse mucho mejor en el mundo que les rodea.

Y hay algo más, muy interesante: el disfraz puede ayudarnos a descubrir cómo percibe el niño a los adultos que conviven con él. Observad a vuestro pequeño cuando se disfrace de papá o de mamá y actúe como tal. Probablemente os sorprenda la imagen que tiene de vosotros y os lleve a reflexionar sobre si la relación que mantenéis con él es buena o hay algunas cosas que debéis cambiar. También es bueno que os fijéis en cómo actúa si se disfraza de profesor o de profesora. Así podréis descubrir si se siente bien en su colegio o no.

¿Y SI NO LE ATRAE DISFRAZARSE?

A casi todos los niños les gusta disfrazarse, pero también es cierto que algunos disfraces pueden asustarles, como los de monstruos y fantasmas y los que les tapan la cara. De hecho, a esta edad la mayoría aún prefieren los que llevan la cara al descubierto. “Así, además de sentirse más cómodos, tienen una señal permanente que les aferra a la realidad y sienten menos miedo”, apunta la especialista.

Si al niño le da miedo un disfraz, no hay que obligarle a llevarlo, porque su fantasía puede intensificar sus temores y hacer que tarde más en superarlos. Y, del mismo modo, si lo rechaza porque “le queda ridículo”, también hay que respetarlo. Lo mejor es que él elija el traje que más le guste. Así disfrutará al máximo de la interesante y divertida experiencia de ir vestido de otro.


estimular a tu bebé

Aprende a estimular a tu bebé en casa

La estimulación del bebé y el vínculo emocional

La estimulación empieza con actividades de contacto con el bebé. Se reforzará el vínculo emocional, afectivo, a través de masajes y estímulos sensoriales, entre padres e hijo. A partir de ahí se dará inicio a las actividades de motricidad gruesa, fina, de concentración y de lenguaje. El juego es una efectiva herramienta de estimulación para los bebés. A través del juego, los padres pueden observar el comportamiento de su hijo y conocer sus necesidades, deseos, gustos, e inquietudes.

En la estimulación temprana se debe buscar el equilibrio. Por eso, debe ser integral, tanto física como intelectual. Si un niño solo aprende a jugar con la pelota y no está adecuadamente estimulado en la lectura, por ejemplo, será un genio en el deporte, pero se sentirá incapaz de leer un libro. La estimulación temprana debe circular por todos los caminos: físico, intelectual, emocional, en todos.

Otra cosa es que al niño se le dé mejor la lectura que jugar al baloncesto. Eso ya será una opción personal del niño y se debe respetar. En todo caso, la estimulación debe, a través de experiencias y habilidades, crear la motivación en los niños. Niños motivados son niños felices. Si los padres optan por la estimulación temprana, deben tener claro que esta decisión les exigirá una cierta dedicación al día. Muchos padres opinan que es muy efectiva y provechosa, por lo menos en lo que se refiere al tiempo que comparten con sus hijos.

papa-mama-bebe

Consejos de estimulación temprana de los bebés para los padres

1. Respetar el tiempo de respuesta de tu hijo. Elige un momento tranquilo para jugar con él. Evita jugar con tu hijo cuando notes que él está cansado y sobrecargarlo de tareas y de estímulos.
2. Elije objetos agradables al tacto, al oído, al paladar, y que sean, claro, seguros.
3. Los juegos deben ir acompañados por canciones, palabras y sonrisas. De cariño y dulzura, también.
4. El juego tiene que ser algo placentero, para los dos.
5. Aprovecha el momento del baño para dar un masaje a tu hijo.
6. Usa la música mientras llevas a tu hijo en el coche o en casa.
7. Enseña libros a tu hijo. Si es un bebé, hay libros de tela, de plástico, con olores y distintas texturas.
8. Cuenta cuentos a tu hijo antes de dormir.