juegos

Aprende a enseñar a través de los juegos

Estos cuatro tipos de juegos diferentes, junto con algunos juguetes y actividades recomendadas que favorecen cada tipo de juego, pueden desarrollar numerosos beneficios en el aprendizaje de los niños. La actividad lúdica a través del juego favorece el aprendizaje infantil.

 1.   El juego físico: mejora las habilidades físicas, contribuye de forma positiva en la salud y en el desarrollo muscular del niño, así como ayuda a mejorar el control motor y su coordinación entre la vista y el tacto.
–   Cubos.
–   Juguetes de transporte: patines, bicicleta, un coche, triciclo.
–   Juguetes para jugar al aire libre: arenero con palas y cubos, y columpios.
–   Juegos activos: la comba, la goma, el escondite, pilla-pilla, el pañuelo.

2.   El juego exploratorio o de manipuleo: este tipo de juego implica resolver problemas, manipular, explorar y ganar control sobre una actividad, entre otras cosas el niño aprende que él mismo puede controlar el proceso y el resultado de toda actividad. Hasta los juguetes más sencillos permiten al niño explorar las dimensiones del espacio, manipular, armar y desarmar figuras para crear nuevas formas y hacerse más sensible al color y a la textura de los materiales.
–   Puzles.
–   Juguetes de construcción: legos, Playmobil.
–   Cubos que encajan, cajas graduadas.
–   Pinturas, papel y tijeras, plastilina, arcilla.

3.   Los juegos con normas o reglas: los niños prescolares no son capaces todavía de seguirlos; es a partir de los 6-8 años de edad cuando los niños son capaces de interactuar de forma cooperativa y empezar a comprender las reglas.
–   Dominó.
–   Juegos de mesa.
–   Juegos de cartas.

4.   El juego simbólico o imaginativo: implica el uso de ideas o símbolos, en vez de personas u objetos. Los niños trabajan con representaciones de cosas en lugar de las cosas mismas; este tipo de juego empieza desde los 18 meses y está presente en todos los niños saludables a los 3 años. Es una oportunidad para que los pequeños piensen simbólicamente y les da una defensa útil para resolver cosas por sí mismos, ayudándoles a tener una mejor idea de lo que es real y lo que no lo es, les permite experimentar los sentimientos y las emociones de otros, y ser sensibles al impacto que sus acciones tienen en la gente que les rodea.
–   Marionetas.
–   Disfraces.
–   Juguetes relacionados con la casa: muñecas, carricoches, cocinita, platos, comida de plástico, sartenes, etc.
–   Teléfonos de juguete y dinero de juguete.
–   Actividades imaginarias: poner una tienda, restaurante, hospital.


jugar con tu bebé

Cómo jugar con tu bebé

Bebés hasta 4 meses

Tal vez hayas notado que la visión de tu bebé recién nacido es un tanto limitada. Parece no notar las cosas que están lejos, pero si colocas algo dentro de su línea de visión (de 8 a 10 pulgadas / 20 a 25 cm de su cara es lo ideal), de pronto “es todo ojos”. Esta es una habilidad necesaria para su supervivencia. Ten en cuenta que los bebés vienen al mundo equipados para encontrar alimento, ¡y 8 a 10 pulgadas es la distancia entre su carita y la tuya, cuando le estás dando de comer! Explora el desarrollo de la destreza visual de tu bebé con un sencillo juego de marionetas para los dedos.

Bebés hasta 3 meses

Las sonajas han estado presentes desde antaño, y la razón es muy simple: a los bebés les encanta ver y escuchar estos instrumentos de percusión.

Entre los regalos para los nuevos papás, casi siempre se incluye una sonaja. Pero si no tienes una, puedes usar cualquier objeto que haga ruido para esta actividad. Cuando tu bebé esté recostado sobre su espalada, sostén una sonaja frente a su carita y sacúdela ligeramente. Coloca la sonaja hacia un lado de su cara y sacúdela de nuevo, y haz lo mismo en el lado opuesto de su cara.

Al principio, tu bebé solo podría notar el cambio de ubicación de la sonaja, pero eso le llamará mucho su atención (procura no hacer mucho ruido con la sonaja porque se puede asustar). Dependiendo de qué tan rápido se desarrolla, tu bebé podrá con el tiempo seguir la sonaja con sus ojos.

Tu bebé es aún muy pequeño para agarrar objetos, pero si le pones uno en su mano (particularmente uno liviano hecho de tela o plástico), podría involuntariamente enrollar sus deditos alrededor de este y mover sus manos. Es así como descubre que él mismo puede mover algo. Podrías notar en tu bebé una expresión de goce que ¡no tiene precio!